Esto le pasa al cerebro de los niños cuando juegan

Qué le pasa al cerebro de los niños cuando juegan

El juego es necesario porque permite a los niños simular la realidad, algo necesario para el cerebro: jugar con lo real de manera imaginaria. De esta forma, los niños se van entrenando en algo, y cuando realmente pase, su cerebro ya lo reconoce, ya lo ha “trabajado” anteriormente.

Para ellos el juego es algo innato, juegan porque se divierten, y así van creando nuevas experiencias. A través del juego imaginan, crean… lo que les permite desarrollar todas sus habilidades (físicas, sociales, cognitivas, etc.).

Los primeros años de vida de los niños son especialmente importantes, porque es el periodo más rápido de crecimiento cerebral. Y el juego activa el cerebro y lo mantiene en forma.

Esto es así porque cuando los niños juegan, se produce una gran actividad en su cerebro y en consecuencia, se liberan una serie de sustancias químicas que hacen que se sientan bien, más felices y estén más atentos, en definitiva, el caldo de cultivo perfecto para que se produzca el aprendizaje.

El cerebro es el responsable del aprendizaje. Y son los estados emocionales positivos los que lo facilitan. Por eso el juego, que es una experiencia agradable para ellos, hace que el cerebro esté predispuesto para la creatividad, el aprendizaje y la memoria. A través del juego mantienen la motivación y la atención, están más receptivos a la hora de aprender cosas.

Pensad en vosotros mismos, seguro que habéis estado más motivados para aprender algo cuando os lo han presentado en formato de juego. ¿A quién no le gusta jugar? Porque nuestra actitud cambia, ya no lo vemos aburrido y es más fácil que recordemos lo que nos cuenten en ese momento. A mí en el colegio me costaba estudiar historia porque me aburría muuuuucho, hasta que en 2º BUP tuve un profesor extraordinario que la contaba con pasión, dibujábamos líneas de tiempo y la recreábamos; hizo que la historia fuera más amena y divertida, y me costó menos aprenderla (aunque a día de hoy no recuerde las fechas de las guerras púnicas, ups).

Pues a los niños les pasa igual. Por eso desde Time for Toys siempre os decimos que debemos fomentar el juego en nuestros hijos, es la forma en que aprenden, y además, de la mejor manera posible: divirtiéndose. ¡Y si es a diario mejor!

IMAGEN FORMULARIO SUSCRIPCIÓN PARA POST

María de Time for Toys

Disfruto jugando y viendo jugar a mis peques, con juguetes que tengan alma ¡imaginación y creatividad al poder! Alquilarlos es toda una experiencia llena de aprendizajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *